Fundación Pro Bono
Noticias

Roberto Peralta: El abogado que impulsó los cambios en la ley de donaciones

Publicado el Lunes, 29 de Diciembre de 2008 por Fundación Pro Bono.

Hace ocho años que Roberto Peralta comenzó a gestar los cambios en la actual ley de donaciones. Hoy los frutos de ese trabajo se ven expresados en mayores incentivos tributarios a empresas y la inclusión de donaciones por parte de personas naturales.

El abogado Roberto Peralta comenzó a realizar trabajos Pro Bono el año 2000. Mientras se desempeñaba como abogado en el estudio Philippi, Yrarrázaval, Pulido & Brunner, recibió un inquietante desafío propuesto por el Hogar de Cristo que dio inicio a su labor en esta área.

Peralta recuerda que desde esta organización se acercaron para consultarle cuál era la mejor forma de aprovechar la legislación sobre donaciones y qué modificaciones convendría impulsar. Sus recomendaciones quedaron plasmadas en un informe, que se convirtió en el puntapié inicial para una serie de cambios legales que en los últimos años han perfeccionado los mecanismos de donación, y que tuvieron como último hito la reciente aprobación en el Congreso, el 16 de diciembre pasado, de importantes modificaciones a la ley N°19.885.

Cambios que se espera generen un gran impacto, ya que harán posible que las personas naturales puedan efectuar donaciones recibiendo los mismos beneficios tributarios que las empresas que realizan aportes; que se incrementen los beneficios para los donantes del sector privado y que los organismos más pequeños puedan resultar más favorecidos con las donaciones.

Largo proceso

El trabajo para contar con un mecanismo legal que permita que las donaciones funcionen adecuadamente ha sido de largo aliento, recuerda Peralta. Tras el llamado que recibió del Hogar de Cristo en 2000, estuvo dedicado a trabajar en conjunto con distintas instituciones en la formulación de nuevas ideas y propuestas que sirvieron de base para una discusión que recién comenzaba.

En el año 2002, el trabajo se volvió un desafío aún mayor. Con el ingreso y apoyo de la Fundación Pro Bono al equipo, se logró unificar a las organizaciones participantes y generar un orden estructural al proyecto. En esta etapa Roberto Peralta es nombrado coordinador en materia legal.

“Mi rol principalmente era definir cómo asesorar jurídicamente, cómo poder transformar una idea en algo escrito y cómo eso podía tener un efecto o un beneficio para las organizaciones. De esa manera, y luego de un sinnúmero de negociaciones con el gobierno y parlamentarios, se fue armando esta la modificación legal que hoy conocemos” explica el abogado.

A su coordinación quedó el proceso de elaboración y modificación de proyectos, los diálogos con autoridades, y la exposición sobre la labor que se estaba llevando a cabo.

Esta tarea implicó informar a la ciudadanía sobre la urgencia y necesidad de efectuar cambios. Para lograr este objetivo, el abogado participó en conferencias, en conjunto con la Fundación Pro Bono, envió minutas a los afectados y a las autoridades, redactó columnas en los diarios, e incluso el tema llegó a plantearse directamente y varias veces al ex Presidente Lagos y la actual Presidenta Michelle Bachelet para poder seguir avanzando con el proyecto.

Pero la tarea no estuvo libre de obstáculos. “Lo más complejo fue vencer el clima de desconfianza y división que la actividad de las organizaciones sociales generaba. El cual surgió porque estas instituciones, que atienden asuntos de interés público, de alguna manera pueden tener un impacto relevante en temas culturales y políticos”, explica Peralta. En esta línea, su principal desafío fue insertar el tema de las donaciones en la agenda como un problema social, independientemente de las consecuencias políticas o ideológicas que pudiera tener.

El año 2003, se logró la primera modificación de la ley, pero vino cargada por estrictas sanciones que se podían aplicar en caso de infracción y la obligatoriedad de aportar un 33% de la donación al Fondo Mixto de Apoyo Social (FMAS).

Con el fin de esta primera etapa, y sobre esta modificación, se comenzó a planificar los nuevos pasos a seguir para el mejoramiento de la normativa, a través de un nuevo proyecto.

Para ese entonces Roberto Peralta contaba con la colaboración de un equipo multidisciplinario de abogados y otros profesionales, entre los que destaca Leonardo Moreno, director ejecutivo de la Fundación para la Superación de la Pobreza. En tanto, de parte del Gobierno, el proceso fue encabezado por la subsecretaria de Hacienda, María Olivia Recart.

Las razones del cambio y la nueva ley

Antes de los cambios aprobados en el Congreso hace pocas semanas, en Chile existía una diferencia importante entre los incentivos tributarios contemplados para donaciones destinadas a educación, cultura y deporte, y la situación en que se encontraban los aportes para fines sociales, principalmente para el combate a la pobreza. Según Peralta, fue justamente este el motivo para plantear con urgencia una modificación a la ley y terminar con las discriminaciones.

Según el abogado, en sus cinco años de vigencia, las restricciones de la anterior legislación llevaron a que sólo se efectuarán dos donaciones válidas. Esta inoperancia se explicaría por la ya mencionada obligación de entregar el 33% de las donaciones al FMAS y lo desproporcionado de las sanciones. Por lo tanto, lo que se buscó cambiar con la actual reforma “la idea fue incentivar, no castigar. Un gran objetivo era proteger al donante de buena fe. El otro motivo importante era hacer un sistema equitativo, que por lo menos flexibilizara el fondo de alguna manera”.

Para lograr este objetivo, se planeó la siguiente solución: la contribución al fondo dejaría de ser obligatoria, pero en el caso de que los donantes decidieran entregar parte de sus recursos a éste, se les brindará mayores beneficios tributarios.

Otra limitación de la anterior ley es que no contemplaba las donaciones de personas naturales. Según Peralta, esto es especialmente relevante si consideramos que algunas fundaciones sociales, como es el Hogar de Cristo y Fundación Las Rosas, reciben la mayor parte de su financiamiento gracias a las donaciones de personas.

“Es más fácil para una persona tomar la decisión de donar, que para una empresa, porque en una empresa hay directorio y accionistas, y la decisión se debe tomar en conjunto. Además permite precisamente lo que se quería hacer con el fondo mixto, que exista un mayor reparto del incentivo entre distintas instituciones. Entre más se amplía la base de gente que puede donar, las instituciones pequeñas y medianas tiene más posibilidades de recibir financiamiento”, agrega Peralta.

Desafíos

Pese a que la nueva normativa debería estar aplicándose a mediados del 2009 y contempla un gran avance en materia de donaciones, aún quedan objetivos pendientes en la agenda del abogado. Dentro de las propuestas, pretende incluir las donaciones en especies y simplificar aún más la ley, todo esto con el objetivo de uniformar el estatuto y acercarlo a la población civil. La finalidad de la modificación es lograr facilitar las donaciones, informar a la población acerca de la ley y lograr una mayor y equitativa cobertura económica a las fundaciones para así beneficiarlas, sobre todo a las pequeñas y medianas que cuentan con un menor apoyo.

“Lo ideal sería tener un solo cuerpo armónico, entendible y claro. Algo que parece casi imposible lograr en materia tributaria, pero poder tener una normativa que cualquier ciudadano lo lea y entienda”.

Roberto Peralta Martínez – Abogado

Nacido en Francia en 1967, Roberto Peralta obtuvo su título de abogado en 1993 de la Universidad de Chile.

En el año 1995 obtuvo un Master of Law de la Universidad de California en Los Ángeles. En el 2000 fue admitido como abogado en el estado de Nueva York, EE.UU.

Se ha desempeñado como abogado en el estudio Philippi, Yrarrázaval, Pulido & Brunner, desde 2000 hasta el 2007.

Anteriormente se desempeñó como fiscal del Grupo de carga en Lan Chile, entre 1995 y 2000, y como gerente de la Unión Social de Empresarios y Ejecutivos Cristianos, entre 1992 y 1994.

En su práctica profesional se ha especializado en corporaciones y fundaciones; derecho de la empresa, regulación del comercio internacional, contratación internacional, derecho aeronáutico y proyectos de construcción.

Profesor en Pregrado, Diplomados y Magíster de la Facultad de Derecho Universidad de Chile en materias de sobre contratación internacional, derecho comparado y derecho tributario, entre 2004 y 2007.

Actualmente es abogado del estudio Peralta, Gutiérrez y Asociados.

Comente este artículo

Para dejar sus comentarios llene el formulario que aparece a continuación.

Fundación Pro Bono